jueves, 29 de enero de 2015

SUBIDA INVERNAL AL MULHACÉN DESDE CAPILEIRA



Tras la gran nevada de mediados de Enero, nos hemos propuesto subir el Mulhacén por la subida normal, partiendo desde Capileira, haciendo noche en el Poqueira y terminar con un Domingo intenso en el que hollaremos cumbre y bajaremos de nuevo hasta Capileira, todo un desafío sobre todo el Domingo.

 












Quedamos en Antequera a las 6:30 y entre unas cosas y otras salimos a las menos diez, desde aquí conduciendo hasta recoger a otros dos miembros del grupo en el Suspiro del Moro, donde llegamos a las 8 aproximadamente, desde aquí tan solo una hora y media más de conducción y habremos llegado a Capileira, donde paramos estiramos y desayunamos en un bar para despedirnos de la civilización y tomar fuerzas para el intenso fin de semana que nos espera.

Comenzamos a caminar a las 10:15 aproximadamente partiendo de una cota de 1490m, tenemos que comenzar desde aquí ya que tras la intensa nevada la carretera de acceso a la Cebadilla estaba cortada, aunque algún que otro osado se ha arriesgado a meter el vehículo en el piso nevado con tal de ahorrarse los 3 kilómetros que la separan de Capileira.

Una vez en la Cebadilla nos rearmamos y comenzamos la subida por el espectacular Barranco del Poqueira, en esta ocasión hemos podido disfrutar nevado.

La marcha en esta zona se hace dura, ya que la nieve se encuentra en un estado muy blando, es una nieve de media montaña que impide ver las irregularidades del firma y dificulta el caminar, frenando nuestra velocidad media de avance.

Cada hora paramos para beber y comer algo si es preciso, la hidratación es una constante que hacemos casi obligatoria en la marcha para evitar la deshidratación y con ella calambres y otros males.
Tras el Barranco del Poqueira continua nuestra ascensión al Mulhacén y llegamos al cortijo de las Tomas donde nos reagrupamos antes del último tirón para llegar al refugio del Poqueira, al cual nos faltarían aun 350m de desnivel que salvar, en una subida directa y con pocos zig zags.

Desde el cortijo de las tomas se observa en la altura, ráfagas de viento que arrastran la nieve en polvo, haciendo el último tramos de la subida algo mas costoso

Al fin aparece ante nosotros el Refugio del Poqueira, en el que tenemos reservada nuestras camas para descansar y reponer fuerzas. No sin antes tomarnos un té, una sopa calentita y muchos hidratos de carbono para recuperar el glucógeno perdido y disponer de él para la jornada siguiente.

Llega la mañana, a las 6:30 se comienza a prepara el desayuno y a las 7:00 todos debemos de estar desayunando para estar operativos como máximo a las 8:00, para esto debemos de dejar todo bien preparado por la noche y no andar con el material por la mañana.

Tras hablar con mucha gente, nadie se pone de acuerdo en que es lo mejor para progresar en la nieve debido al estado en el que se encuentra. Esta Nieve de media montaña nos acompañará en muchos tramos haciendo la ascensión un verdadero calvario, algo que limitará la subida a muchos montañeros este día, quedándose en el refugio o abortando en el Refugio de la Caldera.

Nosotros empezamos sin nada y a escasos metros nos ponemos las raquetas al ver que es una de las mejores formas de progresar por esta nieve en el estado en el que se encuentra.

La subida por el Rio Mulhacén hasta la Caldera es espectacular, el valle nevado rodeado de cumbres te hace sentir lo que buscábamos, la alta montaña.

Al llegar a la base del Mulhacén continuamos un rato con las raquetas, subiendo la ladera a veces clavados en Nieve, no lo suficiente para impedirnos el paso y otras sobre un firme rigido y congelado.
Al llegar  auna pequeña placa helada decidimos cambiarnos de raquetas a Crampones no sin asumir los riesgos que esto supone de perder material por la caída del mismo sobre la superficie helada o incluso caerse uno mismo si no andamos con cuidado

Para detenernos aquí, debemos de clavar el Piolet con fuerza y asegurar todo el material en el e incluso nosotros mismos, cambiarnos una raqueta por los crampones y después la otra.
Desde aquí comenzamos otro tipo de progresión clavando crampones y apoyándonos dl Piolet, aunque en poco rato la superficie nevada vuelve a ponerse blanda y continuamos con esta nieve de media montaña que no ha llegado a congelarse, algo extraño para la altura a la que nos encontramos a mas de 3200m de altura.

Tras una breve caminata llegamos a la cumbre, en ella todo es alegría y celebración, hemos cumplido nuestro objetivo, ahora solo a fotografiarnos y recordar este momento.

La llegada a la cumbre es a las 13:00 aproximadamente por lo que entre los 45 minutos de retraso al comienzo podemos decir que hemos tardado unas 4 horas en subir, algo más de lo pensado debido al estado de la nieve.

La bajada nos toma unas 2 horas hasta el refugio, durante la bajada tendremos que cambiarnos de nuevo de crampones a Raquetas, todo un engorro debido al estado de la nieve.


El cambio lo realizamos a la altura de Mulhacén II, y desde aquí continuamos la bajada tomando las palas mas cargaditas de nieve hasta llegar a Rio Negro que nos lleva directos al carril de acceso al Poqueira.
Al llegar al Poqueira, montamos la mochila rápidamente, recogemos el Material, y comemos algo para emprender la última parte de nuestra travesía inverna, la vuelta a Capileira. Desde que comenzamos el día haremos unos 224 kilómetros, 750 metros de subida y 2000 metros de bajada, un día bastante completito.

La bajada la hacemos a buen ritmo para evitar que se nos haga de noche, desde el refugio hasta Capileira nos separan 9 kilómetros en los que empezaremos unas 3 horas en hacer, volviendo por el barranco del Poqueira, debido al dificultoso estado en el que se encuentra la acequia.

Saliendo a las 16:00 no podemos evitar la llegada a Capileira al anochecer, esto se debe al retraso acumulado de 2 horas que hemos tenido en todo el día, quizá el único punto negativo a destacar, pero como se dice, que todo sea eso.

Sin lugar a dudas una experiencia realmente bella que muchos tardaremos en olvidar y que estamos deseando repetir.
Si deseas hacer rutas con nosotros tendrás mas información pinchando AQUÍ

martes, 1 de julio de 2014

EL MAL DE ALTURA



Las causas del mal de altura son complejas  y aun no están claramente determinados. Hasta la fecha, la forma más clara de prevenirlo es mediante la aclimatación, aunque la administración de acetazolamida no es siempre recomendable  y la aclimatación no es siempre posible, existiendo además una gran variabilidad en cuanto a las respuestas individuales a ambas soluciones. Se ha prestado poca atención, en la literatura revisada, a los aspectos psicológicos del mal de altura, aunque parece haber indicios de que determinadas variables psicológicas podrían modular sus efectos. Cabe la posibilidad de que la ansiedad causada por una interpretación cognitiva negativa acerca de los efectos y con secuencias del mal de altura pueda generar un stress y este a su vez producir el mal de altura.
A pesar de las gratas estimulaciones que recibimos de la montaña, esta entraña algunos peligros, como la radiación solar, el frio, el viento, o el ambiente hipóxico, que desencadena en el mal de altura.
Podríamos denominar el mal de altura como: una serie de trastornos experimentados por algunas personas cuando ascienden, en general sin una previa aclimatación, o adaptación, a cotas de altura generalmente superiores a los 3000m, dependiendo de numerosos factores individuales.
Se trata de algo importante puesto que en algunos casos puede llegar a complicarse hasta provocar la muerte. Las respuestas no son claras, así como la edad, o el entrenamiento físico, no parecen prevenir el mal de altura.
                TIPOS DE MAL DE ALTURA
Los trastornos mas habituales suelen ser de tipo cerebral, oftalmológico, pulmonar, gastrointestinal, periférico y psicológico, clasificándose de la siguiente manera.
                Mal Agudo de Montaña
Síntomas: Trastorno del sueño, cefaleas, vértigos, nauseas, disneas, pulso acelerado, pérdida de apetito, ansiedad, agotamiento muscular y malestar general, suele aparecer entre las 6 y las 36 horas de exposición en altura.
                Edema Pulmonar
Es una de las más graves junto al edema cerebral.
Síntomas: Suelen aparecer  entre las 24 horas y la semana de permanencia en altura y son, tos seca, disnea, cianosis, estertores, flemas sanguinolentas, pérdida de apetito, nauseas, vómitos, cefaleas y una gran fatiga. En determinados casos se puede llegar al coma y sin el tratamiento correcto, la muerte.
                Edema Cerebral
Es parecido en sus comienzos al mal agudo de montaña, este se va agravando poco a poco y si no se detiene aparece el coma y la muerte.
Síntomas: ataxia, amnesias, alucinaciones, incoherencias verbales y conductas psicóticas o paranoicas.
                Edemas periféricos
Afectan  en general a la cara, las manos y los tobillos, y son generalmente discretos. No son precursores del edema pulmonar o cerebral .
                Retinopatías Hemorrágicas
Normalmente no hay síntomas visuales, a menos que la hemorragias cubran la mácula. Estas afecciones pueden verse favorecidas por esfuerzos intensos y también por la velocidad de ascensión, la edad y los antecedentes del mal de montaña agudo.
FACTORES QUE INFLUYEN EN EL MAL DE ALTURA
Los efectos acusados por el organismo durante una exposición a la altura dependen además de la altitud, de la temperatura ambiente, la latitud y especialmente de la susceptibilidad individual.
Los parámetros físicos, la altitud y en menor grado, la latitud y la temperatura ambiente producen variaciones en la presión atmosférica. Esta última y, por tanto, la presión parcial del oxigeno, sufren un descenso con el incremento de la altura. Así mientras que el nivel del mar se estima que la presión parcial de oxigeno (pO2) es de 159,2 mm de mercurio, a 8848m en la cima del Everest es de 49,5 mmHg, un 70% menos.
La presión depende también de la latitud, a mayor distancia del ecuador mayor es la disminución de la presión. Con lo que a alturas iguales la pO2 es más baja en los polos que en el ecuador, aunque también debemos de tener en cuenta los cambios estacionales que en invierno es menor que en verano .
Según Richalet la susceptibilidad humana sería un factor especialmente importante en la aparición del mal de altura.
De este modo, dos personas de una misma expedición, que progresan a la misma velocidad, pueden soportar de forma muy diferente la altitud independientemente de su nivel técnico o de entrenamiento.
TRATAMIENTO
La mejor forma de tratar el mal de altura es mediante la aclimatación. Esta supone un proceso de adaptación a la pO2 atmosférica reducida de la montaña, siendo la clave ascender lentamente.
Aunque a veces la rapidez es la clave para conseguir ciertas cumbres que por motivos económicos o meteorológicos nos empuja a precipitar las ascensión.
Aun así también existen casos en los que montañeros bien preparados que han subido lentamente se ven afectados por el mal de al. Por otra parte, el no haber sufrido nunca antes el mal de altura, no significa que no se vaya a sufrir nunca, y el hecho de haberlo padecido tampoco significa que estés inmunizado.
En definitiva, las causas son complejas y en ellas debemos de sumar incluso factores psicológicos.
Como fármacos, se han propuesto algunos de ellos para el tratamiento del mal de altura. La acetazolamida, un inhibidor de la anhidrasa carbónica, puede ayudar a prevenir e inhibir el mal agudo de montaña y ciertos caso de edema pulmonar, pero aun deben de aportarse mas datos y tomarse con prudencia.
Otros estudios con vincamina, alcaloide de la vinca, han demostrado que no es el fármaco adecuado para el mal de altura.
Para un mal agudo de montaña leve, el descanso, sin ganar altura y simples analgésicos, por ejemplo, paracetamol, normalmente son suficientes, y los afectados se recuperan en un par de días. Además del reposo, se suele prescribir oxigenoterapia.
De todas formas, en todos los casos graves, será preciso descender a altitudes inferiores a 3000 metros. Por  otra parte, una hidratación correcta, una alimentación apropiada, ropa no ajustada y de alto poder aislante, y evitar una inactividad prolongada, son muy recomendables en la alta montaña.

viernes, 27 de junio de 2014

EL GRUPO EN LA MONTAÑA



Cuando decidimos realizar una empresa en la montaña, con un grupo de personas, debemos de tener en cuenta numerosos factores que pueden ser la diferencia entre el éxito o el fracaso de dicha empresa.
En este articulo vamos a analizar los distintos aspectos, características, roles, etc., que afectan al buen desarrollo y la armonía en un grupo de montaña.
EL grupo, debe de actuar en todo momento como un equipo coordinado, y como equipo, debe de tomar la estrategia oportuna para poder cumplir sus objetivos con éxito, por ello debe de ser consciente y asimilar que sin el éxito de todos y cada uno de los miembro del equipo, el éxito individual estaría avocado al fracaso.

TIPO S DE GRUPOS
Podemos decir a grandes rasgos que tendríamos dos tipos de grupos principales:
-          Grupos Primarios: basados en un sentimiento de afectividad o vínculos familiares, los cuales suelen ser grupos pequeños
-          Grupos Secundarios: Caracterizado por basarse en un  interés utilitario, pudiendo ser  formales, si se basan en un contrato o superficiales.
En la montaña, encontraremos principalmente este último pero siempre con algunos matices.
El Grupo no es la suma de los miembros, sino una estructura que surge de la interacción de los individuos. (Kurt Lewin 1940)
El grupo es un ser dinámico y cambiante, pues sus elementos está en continuo movimiento. La base es la interacción social.

LA FUERZA DEL GRUPO
Para disfrutar de una ascensión exitosa, el grupo de montañeros debe de tener la fuerza necesaria para cumplir los objetivos y afrontar las situaciones que puedan surgir. La fuerza del grupo viene determinada por la competencia alpinística de sus integrantes, su condición física, el tamaño del grupo y su equipamiento.
Otros factores intangibles, aunque no por ello menos importantes, afectan al grupo, como son la moral, el grado de compromiso las cualidades del líder.
Un grupo fuerte estará compuesto por varios montañeros expertos y competentes, bien equipados en buena forma física y con la experiencia suficiente para afrontar todos los contratiempos que vayan surgiendo.

En una ascensión difícil basta con que una persona muestre debilidad, para debilitar a todo el grupo, si las ascensión no es de gran dificultad y conocida por el líder o los montañeros expertos, el grupo será lo suficientemente fuerte transmitiendo esta energía al resto del grupo.
Este es el caso de la mayoría de las ascensiones guiadas por profesionales. Un grupo en el que no hay nadie con experiencia, será débil y por consiguiente no alcanzará los objetivos propuestos.
EL LIDER
La persona que está a la cabeza del grupo de montañeros tiene la responsabilidad de organizar la ascensión y de tomar decisiones en ruta.  El cargo del líder lo asigna en algunos casos la organización que patrocina u organiza la salida y en otros evoluciona de forma espontanea dentro del grupo, pero en definitiva las actividades de montaña están encabezadas por alguien, aunque el éxito siempre es del grupo.
La tarea de un líder es llevar a su gente de donde está hasta donde no haya llegado jamás”. Henry Kissinger.


EL objetivo de un líder es contribuir a que el grupo disfrute de la actividad de la forma más agradable posible, segura y coronada por el éxito, y que además tenga un impacto mínimo en el medio natural de la montaña.
El jefe debe de tener una amplia experiencia y aptitudes técnicas apropiadas a la ascensión que se va a realizar. Estará en la forma física que las circunstancias requieran, sin ser preciso que sea el más fuerte del grupo.
El jefe deberá de asumir diferentes papeles a lo largo dela expedición:
-          Encargado de la seguridad
-          Encargado de planificación
-          Experto
-          Entrenador
-          Iniciador
-          Arbitro
-          Guardián del medioambiente
"El liderazgo es la capacidad de transformar la visión en realidad". 
Warren Bennis.
Podemos clasificar el estilo de liderazgo en tres:
-          Autoritario: Ejerce un control firme y centralizado sobre el grupo, lo dirige de cerca y de el emana la información
-          Dejar hacer: Esta presente y contesta a las preguntas y permite al grupo seguir sus iniciativas
-          Democrático: Respeta las opiniones de los participantes, acepta las críticas y solicita en consenso del grupo para la toma de decisiones.
Cada uno de estos estilos tiene sus ventajas y sus inconvenientes, lo más aconsejable es tomar lo mejor de cada uno de ellos y que el líder valores en qué momento puede ejercer con un estilo o con otro.
EL BUEN GRUPO
El éxito de toda expedición depende como hemos dicho de la cohesión del grupo y de asumir el rol que a cada uno le ha tocado de la mejor forma posible.
Son muchas las historias que encontramos en la literatura de montaña sobre este tema y por ello es una aspecto tan importante a tener en cuenta a la hora de planificar cualquier expedición en montaña.

Ante todo lo que prima es la seguridad del grupo antes que el éxito de la actividad y eso es algo que cada miembro del equipo debe de tener en cuenta antes de comenzar cualquier actividad, por muchas grandes expectativas que tengas puesta en ella.
Fuentes:
MONTAÑISMO La Libertad de las Cimas
Certificado de iniciación al montañismo

miércoles, 25 de junio de 2014

LA COMIDA EN UNA TRAVESÍA DE MONTAÑA



En alta montaña, entendiendo como tal altitudes en las que una persona normal puede presentar ya síntomas de hipopsia, un alpinista que realice una actividad intensa puede consumir hasta 8000 kcal. en un día.
Antes de este tipo de ejercicio deberíamos haber ingerido durante unos días alrededor de 4000 kcal/día de tal forma que dispongamos de "reserva" suficiente. El exceso de ingesta sólida durante este tipo de actividades no es aconsejable ya que una digestión pesada consume muchos recursos y puede producir sueño o frío, debiendo siempre acompañarse de suficiente líquido.

El cuerpo humano es como una máquina que necesita combustible para seguir funcionando, por lo que la alimentación es parte fundamental en esta actividad para evitar sufrir pájaras.
Una de las grandes cuestiones que nos surgen antes de comenzar la caminata, es, que y cuanta comida voy a necesitar para todo el recorrido.
Para empezar vamos a desglosar el tiempo que vamos a pasar en la sierra y las posibilidad de reponer alimentos que tenemos, que en este caso son nulas puesto que no vamos a encontrar a nadie vendiendo latas de fabada en lo alto de la sierra.
Para este caso de una travesía de tres días con dos noche, desglosamos las comidas y a groso modo podemos decir que serian un total de:
·         3 Desayunos: uno de ellos al comienzo y uno de los mas importantes para afrontar el                  día, para el cual podemos llevar cuanta comida queramos porque no tendremos que cargarla, eso si, sin pasarse.
·         3 Almuerzos: el primer almuerzo también importante y el segundo quizá algo menos ya que al poco tiempo nos espera el final de la ruta y la posibilidad de saciar nuestro apetito al máximo, aunque este segundo también debemos de tenerlo en cuenta, quizá para apurar lo que nos quede en la mochila.
·         2 Cenas: Muy importante e influyente en como desarrollemos el día siguiente

·         Meriendas y picoteos: tendremos varios a lo largo del día coincidiendo con las paradas que hagamos, por lo que debemos de tenerlo a mano para no demorar mucho la marcha.




EMPECEMOS CON EL DESAYUNO
El desayuno que tomamos habitualmente, en la mayor parte de las ocasiones será insuficiente para llevar a cabo en condiciones optimas un trabajo de intensidad media pero de larga duración, como es una marcha por montaña.
Para evitar quedarnos sin combustible a media mañana lo ideal es desayunar abundantemente:
                -  Pan, cereales, galletas, bollos, hidratos de Carbono en definitiva
                -  Algo de fruta ya sea en zumo compotas mermeladas o natural.
                -  Café, té, cuidado con la leche, su digestión es pesada.
En definitiva, aprovecharemos que llegamos con los vehículos y podemos cargar suficiente comida para poder tener un desayuno abundante y suficiente para afrontar la primera mañana.




COMER DURANTE LA MARCHA
Será necesario tomar alimentos en el trascurso de la marcha. Procuraremos ir comiendo pequeñas cantidades de alimentos distribuidas a lo largo del recorrido, que siendo faciles de digerir, nos ayuden a mantener una capacidad de trabajo adecuada.
Ajustándose siempre al gusto de cada uno y teniendo en cuenta que se trata de mantenerse y llevar el mínimo peso posible, puede servirnos lo siguiente: 150gr de frutas secas como ciruelas, higos, orejones, uvas pasas, etc. 125gr de frutos secos, como almendras, avellanas o cacahuetes; 100gr de algún embutido no muy  graso, 50gr. de chocolate o 50 gr de galletas. O sustituirlo todo por barritas energéticas, cada uno verá.


EL ALMUERZO
Para el Almuerzo, procuraremos no hacer una comida excesivamente pesada, ya que tras este debemos de continuar la marcha. Un almuerzo ideal teniendo en cuenta que es la primera ingesta tras el esfuerzo físico y que aun nos queda trabajo que hacer, debe de estar pensada para facilitar la recuperación, siendo rica en líquidos, sales minerales, vitaminas e hidratos de carbono, corta en proteínas y pobre en grasas.
LA CENA
La cena sería el momento del día en el que podemos hacer una comida copiosa y reponer lo gastado, siguiendo el modelo del almuerzo pero esta vez sumando algo más de proteínas y grasas si queremos ya que tenemos toda la noche para hacer la digestión.
Ciertamente un caldo, o una comida caliente nos va ayudar a asimilar los alimentos mejor. Respecto a cocinar o no, lo dejo en manos de cada uno y de la capacidad que tenga para cargar los enseres de cocina durante todo el recorrido, para un ratito de cena.
 Desde mi punto de vista considero que para una sola noche podemos prescindir de estos lujo y podemos incluso llevar algo precocinado, que a la vuelta no llevaremos como peso en la espalda, pero tratandose de un par de noches como en esta ocasión, es preferible tomar algo caliente y por ello nos vamos a organizar a la hora de llevar la cocina y esta correrá a cargo de la organización del evento.